LA SEXUALIDAD MASCULINA A EXAMEN (XXX): La erótica de la crianza

Julián Fernández de Quero

Ya he apuntado que la crianza genera beneficios a los adultos por sí misma y he hablado del incentivo que hay en la base de la motivación para asumir tal responsabilidad. Pero también existe un beneficio no menos importante: los placeres que se desprenden de la propia tarea. La crianza tiene su erótica, derivada del hecho de que para el desarrollo armónico de la personalidad del bebé sea necesario ayudarle al despliegue de sus potenciales sensoriales y afectivos.

Hace tiempo que los psicólogos y los pedagogos han estudiado la importancia de las caricias y del contacto, piel con piel, para que el niño se desarrolle de forma adecuada, así como de las consecuencias negativas para él cuando estos elementos no se dan. También han seña­lado la importancia del cultivo de sus otros sentidos, por medio de adecuados estímulos auditivos (la música, so­nidos naturales), visuales (la visión del cuerpo desnudo, de las caricias entre los que le rodean, la pintura), olfati­vos (diferentes aromas) y gustativos (importantes para una adecuada alimentación); o la importancia del juego como forma de aprender a realizar actividades a partir del propio placer que generan.

La falacia de la conducta maternal asexuada

Esta erótica de la crianza es perfectamente observa­ble y socialmente asumida en la relación de la madre y de las demás mujeres con los niños y las niñas. A partir de la falacia cultural de que la conducta maternal es asexuada, se permite sin objeciones que las mujeres aca­ricien, besuqueen y manoseen al niño. Todo el mundo pasa por alto el placer que estas conductas generan en ellas y sin embargo, desde el punto de vista fisiológico,las reacciones son las mismas que cuando tienen relacio­nes eróticas con sus compañeros. Incluso pueden llegar al orgasmo, como se ha señalado en algunos estudios, cuando la barrera del tabú no está presente. También es evidente el placer en los niños, con manifestaciones que van desde la risa y el enrojecimiento hasta la erección y el orgasmo.

La erótica masculina de la crianza y sus barreras culturales

Sin embargo, hay una barrera cultural que impide que los hombres disfruten de la erótica de la crianza. Se justifica diciendo que su función paternal es más intelec­tual, más educadora, más distante. En seguida surge la metáfora de que «la mujer es naturaleza y el hombre es razón». Pero algunas de las opiniones recogidas por Jacqueline Kelen desmienten estos prejuicios:

«La función del padre es específica, pero no es lo que tradicionalmente piensan los hombres; es muy física y afectiva, no racional, y se parece a la de la madre. Para un hombre conformista, esa función puede parecer femenina y maternal. Es una función de maternidad, intercambiable en este sentido con la de la madre, pero con un tono afectivo viril. Esta función se acerca a la del enamorado, pero en este caso las caricias son gestos maternales.»

La educación de la sensibilidad, de la sensualidad y de la afectividad del niño o la niña no es una tarea específica femenina; como las demás tareas de crianza, puede ser llevada a cabo lo mismo por un hombre que por una mujer. De la misma forma ocurre con la educación de la inteligencia en sus aspectos matemáticos y lógicos.

Ya hemos citado a Inés Alberdi para decir que la función más relevante de la familia moderna es la afectivo-sexual. Pero ella lo decía, sobre todo, en cuanto a las relaciones de la pareja adulta. Hay, pues, que resaltar que también es una función importante en las relaciones de los padres y las madres con los hijos y las hijas. La educación sexual y afectiva de la primera infancia se basa fundamentalmente en la  erótica de la crianza,  unos padres acariciadores y besucones pueden contribuir a ella de la misma forma que las madres. Pero, para ello, tienen que vencer el miedo a su propio placer, producido por su comportamiento paternal, y saber interpretar adecuadamente sus reacciones fisiológicas. De igual manera, para poder cultivar la sensibilidad de su hijo o hija, debe cultivar antes la suya. Difícilmente puede enseñar a escuchar, a mirar, a oler y a gustar quien tiene el oído, la vista, el olfato y el gusto atrofiados.

La importancia educativa de la afectividad de la pareja

En cuanto a la afectividad, durante la primera infancia, el niño y la niña la aprenden fundamentalmente a través de lo que se llama el aprendizaje vicario, sus emociones se desarrollan por la resonancia afectiva que les provocan las emociones de los demás. De ahí que la imagen de sus padres besándose tiernamente haga más en favor de su propia ternura que mil palabras. No digamos lo que ocurre cuando la imagen de sus padres es la de dos seres distantes y fríos. Ayudar al niño o la niña a expresar el placer y la ternura, pero también el miedo y la ira o la pena, es una parte importante de la crianza que muchos padres y madres no suelen entender.

De todo lo que acabo de decir se desprende la importancia de dos elementos en la paternidad responsable: la necesaria cualificación del adulto para ejercer esta tarea con responsabilidad y conocimiento, y la importancia de adecuar las actitudes y vivencias sexuales y afectivas en función de dicha tarea. Este es el gran reto de todos, hombres y mujeres, aunque, como ya he dicho, los hombres parecen tener un camino más largo que recorrer. Como dice Josep Vicent Marqués: «Los va­rones seguimos hablando poco y mal de nuestros problemas; el discurso entre varones sigue estando presidido por el temor a que otro varón actúe como guardián de las viejas consignas de omnipotencia, dureza y misoginia.» Sin embargo, es el único camino que tenemos para conseguir que la reproducción se humanice, deje de ser el oscuro origen de tantas desgracias y se convierta en otra posibilidad de cooperación y reparto entre los seres humanos.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s