LAS RAICES DE LA VIOLENCIA (XIII): La Pulsión copulatoria

PULSIÓN COPULATORIA : ACTITUDES  COITOCENTRICAS MASCULINAS  QUE DIFICULTAN LAS RELACIONES  SEXUALES Y DE PAREJA

 

Partiendo de la herencia filogenética sexo-reproductiva de la especie humana, de los cambios evolutivos acaecidos en el origen de la especie que luego el patriarcado se encargaría de convertir en pautas de conducta, atribuyéndoles una categoría de poder masculino que antes no tenían,  consideramos que los comportamientos sexuales de los varones  regidos por la pulsión copulatoria y convertidos en pautas de poder masculino en la construcción social y cultural de la sexualidad humana que realiza el patriarcado, dificultan las relaciones entre las personas y favorecen un permanente estado de incomunicación y agresividad debido a las siguientes consideraciones:

 

  1. El celo permanente de la hembra humana la  convierte en una persona con un atractivo erótico permanente y eso hace que el macho humano la perciba como objeto erótico prioritario por encima de otras consideraciones.  Esta percepción prioritaria  genera un estado de tensión sexual que puede llegar a convertir la expectativa de descarga en una idea obsesiva.  Lo mismo puede ocurrir cuando el objeto erótico es homosexual, pues la cosificación como  objeto prioritario de deseo es la misma.
  2. Aparece entonces un deseo obsesivo de descargar la tensión sexual con el objeto erótico (el/la otro/a) mediante un coito rápido que lleve a una eyaculación relajante.  Las relaciones quedaran mediatizadas por ese obsesivo objetivo y todo el comportamiento del varón estará en función de su empeño (lo que diga, lo que haga, serán recursos para seducir o dominar al/la otro/a  con el fin de que se preste a satisfacer su deseo)
  3. Aplicando el principio de que el fin justifica los medios,  el varón intentará seducir  mediante la manipulación, el engaño, el chantaje emocional, etc. Las relaciones entre las personas se verán dificultadas por estas actitudes de engaño y manipulación y la desconfianza  mutua establecerá un juego de poder que aumentará el narcisismo del/la poderoso/a y generará complejos de inferioridad en el/la vencido/a, con los consiguientes sentimientos de envidia, rencor, rechazo, aislamiento, etc.
  4. Cosificado/a el/la otro/a  como objeto erótico y justificado el fin y los medios, si los recursos anteriores no fueran suficientes, puede recurrir a la fuerza para conseguir lo que se propone, bien mediante el uso de la fuerza física, en el caso de la violación, bien mediante el uso de la fuerza económica, en el caso de la prostitución. Es evidente que el  uso de la violencia en las relaciones eróticas es rechazable como recurso para las relaciones humanas, pero no aparece tan socialmente claro el rechazo  a la mercantilización de la erótica si tenemos en cuenta la abundancia de la prostitución y de la mercadotecnia erótica,  tanto abierta como enmascarada.
  5. La necesidad de expresión afectiva que el varón siente, tanto en el sentido de amar como de ser amado, queda relegada a un segundo plano en forma de deseo insatisfecho. La imposibilidad de tratar al/la otro/a  como una persona igual a él, impide la comunicación (que nunca se puede llevar a cabo entre desiguales) así como la expresión de ternura ( que supone reconocer sus debilidades y pedir afecto en lugar de imponer el coito).
  6. También las relaciones entre los varones queda dificultada al considerarlos como competidores en la conquista del/la otro/a , manejando un discurso competitivo, de exhibición de sus conquistas, de alarde de sus habilidades como conquistador y de desprecio hacia los varones fracasados.
  7. La única comunicación afectiva que se permiten entre varones es la camaradería, como compañeros de conquistas, luchas y trabajos, lo que expresan con gestos rudos (palmadas, abrazos fuertes, cachetes y empujones)
  8. La pareja estable la conciben como una rendición y pérdida de libertad, motivada por el deseo socializado de acceder al estatus del padre (que le supone reconocimiento social y perpetuación del linaje).  Así,  las famosas despedidas de soltero se convierten en un duelo a la pérdida de libertad, un homenaje a la promiscuidad perdida (con chicas en ropa ligera incluidas) y un canto al desmadre alcohólico.
  9. Concebir la pareja estable como rendición les lleva a muchos a una actitud de rebeldía que expresan persiguiendo las relaciones extra-pareja  de forma fraudulenta (engañando a la pareja) y comentando con los demás varones de forma jocosa las concesiones a las que se ven sometidos para mantener la armonía de la relación.  Se hacen abundantes chistes sobre el asunto, en los que los cuernos y los celos son la expresión de una actitud vivida.
  10. Todo esto les lleva a ser incapaces de compartir los afectos y las caricias en una plano de igualdad y amistad,  percibiendo al/la otro/a como sujeto y no como objeto.  Consideran que estas relaciones son cosa de afeminados e impropias de la masculinidad.

 

 

PULSION  REPRODUCTIVA : ACTITUDES  COITOCENTRICAS  DE LAS MUJERES QUE DIFICULTAN LAS RELACIONES SEXUALES Y DE PAREJA

 

En el apartado anterior  aportamos algunas ideas acerca de las actitudes coitocéntricas de los varones fomentadas por la cultura de género que ideológicamente justifica la permanencia del  modo de producción patriarcal. El conjunto de estereotipos, prejuicios y comportamientos que conforman dichas actitudes se pueden resumir en el concepto PULSIÓN COPULATORIA  cuya definición sería: “La concepción cultural reduccionista de las relaciones eróticas humanas como unidireccionales  (de Sujeto a Objeto), asimétricas (de Poseedor a Poseída) y cuyo fin es la descarga orgásmica y eyaculadora del macho mediante la cópula con la hembra”.  Esta consideración de Objeto cosifica a la mujer y la convierte en una mercancía sexual que se puede comprar y vender y cuyo valor de cambio varía en función del grado de atractividad erótica que posea.

Pero para tener una comprensión completa del movimiento dialéctico de las relaciones eróticas humanas, es preciso analizar también el otro polo complementario y, a la vez, contradictorio que genera está dinámica de género. Si el polo masculino centra su energía en la satisfacción de su pulsión copulatoria, el polo femenino organiza su actividad en busca de la satisfacción de su PULSIÓN REPRODUCTIVA , que podemos definir como “La concepción cultural reduccionista de las relaciones eróticas humanas como unidireccionales ( dirigidas a la reproducción), asimétricas ( el macho sólo ejerce una función instrumental de fecundador mientras que la hembra asume el resto de las funciones de crianza)  y cuya finalidad es la satisfacción femenina en el ejercicio de la maternidad como tarea exclusiva y excluyente que le confiere sentido a su vida”.

La radical división del trabajo que efectúa el patriarcado entre trabajo productivo para los hombres y trabajo reproductivo para las mujeres, convierte la crianza en la única forma de realización personal femenina, necesitada del concurso masculino en su inicial etapa fecundante y posteriormente como sostén económico de la crianza. Esta necesidad le lleva a organizar sus relaciones eróticas a partir de las actitudes coitocéntricas siguientes:

 

  1. Las mujeres patriarcales tienden a cosificar a los varones como simples machos reproductores, necesarios exclusivamente para la fecundación y como agentes económicos para el sostenimiento de los costes de la maternidad.
  2. Para conseguir el semental necesario,  las mujeres patriarcales aprenden desde niñas a cultivar y desarrollar su atractividad física como la única forma de sentirse deseada y buscada por los varones . Es decir, ellas mismas introyectan las normas de género que les lleva a desear convertirse en Objetos sexuales  y para conseguirlo mantienen una actitud activa y creativa de autocosificación.
  3. En las relaciones eróticas, las mujeres patriarcales priorizan las vinculaciones afectivas estables, necesarias para la protección y provisión de la maternidad, mediante el cultivo de sentimientos amorosos, tiernos, de cuidado y protección, pero, para conseguirlas, utilizan incorrectamente conductas de seducción erótica  y lo que consiguen de los varones es provocar su deseo sexual y su pulsión copulatoria, en vez de la respuesta afectiva que  buscan.
  4. Entre las mujeres patriarcales, las relaciones se encuentran dificultadas por el afán competitivo de convertirse en los Objetos eróticos más atractivos para los varones. Continuamente se están comparando en su atractivo físico, en su indumentaria,  en las formas de maquillarse y de resaltar los aspectos más llamativos de su  cuerpo, y derrochan tiempo y energía generosamente en lograr el máximo grado de atractividad  para conseguir el  macho más procreador, proveedor y protector del mercado de la fertilidad. Los concursos de belleza son la máxima expresión de esta actitud.
  5. Esta obsesión por mantener su atractividad física como elemento central de su vida (sobre todo, en la juventud, cuando aún no ha conseguido la meta de la maternidad)  influye negativamente en el conjunto de sus relaciones sociales (laborales, familiares, amistosas, etc.) generando una serie de conflictos de mayor o menor intensidad, pero siempre desagradables y desestructurantes de su equilibrio psíquico.
  6. El cumplimiento de su pulsión reproductiva mediante el ejercicio de la maternidad puede llevar a las mujeres patriarcales  a desarrollar actitudes erotofóbicas de abandono de su atractividad física, rechazo de las relaciones eróticas con los varones y dedicación exclusiva a sus tareas de crianza. Conseguido el fin deseado, tener un/a hijo/a, ya no necesitan gastar tiempo y energía en mantenerse como Objeto sexual y menos ahora que todo su tiempo es requerido por las crías.
  7. Este abandono de su  papel de Objeto erótico  al  centrarse en la maternidad, induce al varón a  romper  los lazos de fidelidad establecidos en la pareja estable y buscar otros Objetos sexuales que satisfagan su Pulsión Copulatoria. Algunas mujeres patriarcales,  ante el temor de perder el sostén económico y material masculino necesarios para que ella pueda dedicarse a la crianza en exclusividad, las lleva a tratar de compatibilizar  ambas funciones, de crianza y de objeto sexual, mostrándose calculadoramente seductoras  y fingiendo los orgasmos para mantener satisfecho al varón.
  8. En algunas mujeres patriarcales, el aprendizaje desde la infancia del cultivo de su atractividad física puede convertirse por exceso en una actitud compulsiva por el mantenimiento de la estética, perdiendo su carácter de medio para conseguir el fin  reproductor para pasar a ser  un fin en sí mismo. Estas mujeres pueden llegar a renunciar a la maternidad y centrar sus actividades en cultivar su rol de Objeto erótico, atractivo y deseante para los varones, con carácter permanente y sustitutivo de la maternidad. Para este grupo de mujeres la decadencia física a partir de una determinada edad se convierte en su peor enemiga, fuente de angustias, traumas y actividades compulsivas de evitación  mediante el uso de toda la parafernalia restauradora inventada por el mercado, desde las dietas, gimnasios y maquillajes, hasta la cirugía estética en sus múltiples modalidades. Este afán neurótico por permanecer con una apariencia  de juvenil atractivo, les impide relacionarse desde la sinceridad, la igualdad y la honestidad, dificultando sus relaciones con el engaño, la hipocresía y el ocultamiento.
  9. Para las mujeres patriarcales cuya finalidad es la maternidad exclusiva y excluyente,  las tareas de crianza las realizan con actitudes tan posesivas y sobreprotectoras que ejercen una influencia muy negativa en sus crías, bloqueando su desarrollo hacia la autonomía adulta y convirtiéndolas en personalidades inmaduras y dependientes. El momento de emancipación de las crías lo viven como ruptura y pérdida, generando en ellas el síndrome del “nido vacío”. Por otro lado, la ausencia de relaciones adultas con sus iguales en otros ámbitos sociales debido a la exclusividad de sus tareas maternales, se convierten en el principal impedimento para reintegrarse en la vida social cuando las crías se emancipan, lo que les induce a ofrecerse como madres sustitutas para cuidar de  las crías de sus hijos e hijas, ejerciendo de abuelas  criadoras, no por solidaridad  sino por propia necesidad psíquica de recuperar una función perdida.
  10. Por último, la autocosificación como Objeto erótico por y para los varones, supone la ausencia de un verdadero desarrollo autoerótico, centrado en el cultivo de su propia sexualidad y no en ser atractiva para despertar el deseo de los otros y no el suyo propio. Esta carencia asociada al  prejuicio de que el deseo sexual es una necesidad biológica masculina y no femenina, les lleva a no cultivar prácticas autoeróticas como el cultivo de las fantasías y la masturbación,  impidiéndoles sentirse eróticamente autónomas y autosuficientes  y  llevándoles a generar actitudes pasivas y dependientes en sus relaciones sexuales a partir de considerar que son los varones los que saben hacer las cosas y los responsables de su placer.

 

 

Las actitudes coitocéntricas de las mujeres patriarcales son el complemento necesario de las que desarrollan  los varones patriarcales, permitiendo la formación de parejas tradicionales en cuyo seno saltarán las contradicciones como cortocircuitos eléctricos que generarán los conflictos de pareja y las disfunciones sexuales que abarrotan las consultas de psicólogos, sexólogos y juzgados de familia. La televisión y el cine mantienen y fomentan estas actitudes con películas y programas basados en ellas y la prensa del corazón se alimenta de sus consecuencias. Una compleja y extensa industria cuyos suculentos beneficios dependen de que las personas sigan siendo educadas y socializadas según los parámetros de la Cultura de Género, convierte en una tarea de titanes algo que, en principio, aparece como sencillo y  claro: Educar  para ser personas,  individualmente diferentes y socialmente iguales.

 

 

 

ALTERNATIVAS AL COITOCENTRISMO QUE FACILITEN LAS RELACIONES SEXUALES  Y   DE PAREJA

 

Es difícil pensar  en  cómo podría ser una SOCIEDAD DE PERSONAS  en la que el Género dejara de tener sentido, pero precisamente ese es el movimiento dialéctico de la inteligencia creadora humana que genera Civilización y Cultura . Si como dice José Antonio Marina, “llevamos doscientos mil años saliendo de la selva de la Naturaleza e inventándonos a nosotros mismos” , ello es debido a la capacidad humana de contraponer a las carencias de la realidad,  la imaginación de las posibles soluciones que satisfagan los deseos.  Desde “La República” de Platón, pasando por la “Utopía” de Tomás Moro, hasta los falansterios de los socialistas utópicos del siglo XIX,  “El Mundo Feliz” de  Huxley , las comunas hippies  y las distintas propuestas que nos hace la literatura y el cine de ciencia ficción, los humanos intentamos proyectar hacia el futuro  la solución de los problemas del presente o las consecuencias trágicas de su permanencia. Esa tensión dialéctica entre lo que queremos y lo que tenemos, es la rica matriz de la que surgen los cambios y las transformaciones sociales y personales.

 

Desde la Cultura de Género presente, dominada por los estereotipos y prejuicios coitocéntricos,  podemos pensar  y reflexionar acerca de las actitudes que permitirían superarlos y así facilitar unas relaciones humanas armónicas y felices.

 

  1. La premisa inicial y básica para esa Sociedad de Personas, implica que hombres y mujeres se relacionan  desde el reconocimiento de la igualdad social y la diferencia individual.  A cada individuo se le reconocen sus valores y sus defectos en cuanto pertenecientes a  sí mismos  y no por el hecho de pertenecer al género femenino o masculino.  Una persona puede ser inteligente o  torpe,  simpática o antipática,  dulce o bruta,  no por  ser  mujer u hombre, sino  porque ella es así. Estereotipos como “todos los hombres son unos brutos” o “todas las mujeres son unas  histéricas”  desaparecerían del discurso común por falsas y vacías de contenido.  Este reconocimiento de la diferencia individual  implica  la instauración de una regulación social basada en la igualdad de derechos,  desde  “igual trabajo, igual salario”  hasta  “equipos paritarios para  la administración política de lo público”  por poner solo dos ejemplos relevantes.
  2. En el ámbito de la erotofilia,  la educación sexual y afectiva  incidiría en el desarrollo de las capacidades de autocontrol  para evitar comportamientos inducidos por las pulsiones copulatoria y  reproductiva.  Estereotipos como “follar es una necesidad biológica”  o  “la maternidad es el fin sublime de la mujer” dejarían de tener sentido en una sociedad en la que  tanto las relaciones eróticas como reproductivas partirían de la  consciente y voluntaria decisión de las personas y no como impulsos irracionales  imposibles de controlar.
  3. Las relaciones humanas se organizan dando prioridad a las empatías psíquicas como punto de partida de las vinculaciones afectivas y las demostraciones de afecto.  Esto no anula  la capacidad de relación que surge a partir de la atracción física,  pero la incluye como un elemento más, sin darle más importancia ni relevancia que la que tiene.  La relación  Sujeto – Objeto erótico desaparece porque es más importante  la  simpatía que la belleza,  querer que poseer.  Lo importante es amar y ser amado, no desear y ser deseado.
  4.  El clima afectivo fomenta la autoestima y permite que las relaciones se establezcan desde la sinceridad, la autonomía, el cooperar y  compartir y no desde la seducción engañosa,  la  apariencia histriónica, la dependencia  afectiva y  la manipulación del poder. La sinceridad y la honestidad  fomentan la estabilidad de las relaciones y  el logro de vinculaciones afectivas duraderas.
  5. Cuando una persona madura se siente atraída eróticamente por otra, pide sin tapujos (lo que no está reñido con la seducción sincera, la amabilidad y la poesía) y acepta las negativas sin frustración, porque tiene en cuenta la libertad de la otra para decidir la aceptación o el rechazo y porque es consciente de que su deseo sólo puede verse cumplido si coincide con el deseo de la otra, es decir, si hay mutuo acuerdo en las propuestas, única forma de que la relación sea de Sujeto a Sujeto y no de Sujeto a Objeto.
  6. La pareja estable se concibe como una forma, no exclusiva, de satisfacer el deseo de vinculación afectiva, recuperando las vinculaciones de apego familiar, y por ello, como una forma de crecimiento personal. Por lo tanto, no cabe la añoranza por etapas anteriores vividas como mejores, ni  sentir la pareja como una pérdida de libertad sino todo lo contrario, como el acceso a una etapa vital de mayor libertad, mayor seguridad afectiva y mayor capacidad de proyectos compartidos que antes no se tenían.
  7. Desde la consideración de que las relaciones sexuales tienen  una función de  comunicación afectiva y  placer compartido entre Sujetos,  la tensión sexual generada por la  afluencia de estímulos externos o fantaseados, tan abundantes en una sociedad que comercializa con el sexo,  se descarga habitualmente mediante el autoerotismo, que genera estados de placidez y bienestar personal  que ayuda a las personas a desarrollar actitudes pacíficas,  comunicativas y respetuosas, permitiendo que las relaciones con las demás se planteen sin obsesiones de posesión ni  urgencias de descarga.  La masturbación es la alternativa  para superar la pulsión copulatoria y debería ser  rehabilitada como comportamiento erótico humano e incluída en los programas de educación sexual con especial énfasis.
  8. El fomento de la empatía, definida como la capacidad natural de ponerse en el lugar de las otras personas, desarrolla sentimientos altruistas que permiten la cooperación y el reparto, la solidaridad y el apoyo mutuo. En las relaciones de pareja este desarrollo empático es imprescindible para  cultivar la comunicación y la negociación pacífica de los conflictos que surgen de la idiosincrasia individual de cada  sujeto y permite que las relaciones vayan tiñéndose de complicidad y  apego, elementos imprescindibles para la estabilidad de la pareja.
  9. La empatía y el altruismo sólo son positivos desde una personalidad  madura, es decir, que se siente capacitada para la autogestión, la autoestima y la creatividad.  Una persona segura de sí misma,  con un nivel de amor propio adecuado y una buena autoimagen, es la que puede establecer relaciones de  amor  confluente,  desde la empatía y el altruismo y no desde la  subordinación cognitiva, la dependencia afectiva y la sumisión conductual.
  10. Las relaciones eróticas se convierten en  holísticas y hedonistas, el placer  y el afecto se pueden compartir de múltiples maneras,  desde una forma de bailar,  una comida compartida,  un paseo a la luz de la luna ,  una lluvia de besos,  una masaje sensual,  caricias bucogentiales,  heteromasturbación,  coito anal y vaginal, pseudocoito, etc., etc. En el marco de esta sexualidad plástica,  el coito se integra como una  técnica erótica más, ni más ni menos importante que las demás, que puede estar presente en una relación sexual o no estarlo, sin ansiedades, ni  miedos al desempeño, ni  imposiciones.
  11. La pulsión copulatoria desaparece como resultado de la combinación de varios cambios actitudinales: Primero,  la tensión sexual  producida por los estímulos eróticos habituales se descarga  preferentemente mediante la masturbación  (algo que ya se hace ahora pero no se reconoce) y se integra como un elemento más de la relación erótica.  Segundo,  las relaciones se establecen desde la prioridad de los atractivos biopsicosociales, buscando más el placer que produce la comunicación empática y afectiva que no el mero atractivo físico.  Tercero,  la comunicación es placentera en la medida que se desarrolla entre iguales, desde la sinceridad y la honestidad y no desde la engañosa seducción que manipula el poder.
  12. Por último,  la pulsión reproductiva desaparece desde la educación  que lleva a concebir la maternidad como una posibilidad de realización  personal, libre y voluntaria y, por lo tanto, opcional, que no es incompatible con otros proyectos de realización personal (laboral, profesional, literaria, artística, etc.) y que no es exclusiva ni excluyente sino que necesita de la cooperación, el reparto y la ayuda mutua.  Opción que no todas las mujeres tienen por qué elegir, sin ningún menoscabo de su  personalidad ni de su reconocimiento social.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s