ENTREVISTA A JOSETXU RIVIERE

Entrevista: Josetxu Riviere Aranda, especialista en género y masculinidades.

“Reconocer la diversidad masculina y desde ahí erosionar el modelo que nos viene a la cabeza cuando pensamos en “hombre” blanco, heterosexual etc., etc., nos permite debilitar el modelo masculino que genera desigualdad”

 

1.- Uno de los cursos que se ofertan en el programa formativo de Gizonduz de 2013 lleva como nombre “Prevención de riesgos laborales y la construcción de las identidades masculinas” ¿Qué relación habría entre la siniestralidad laboral y las masculinidades? ¿Por qué sería importante tenerlo en cuenta para desarrollar políticas preventivas en las empresas?

Cuando planteamos el curso centrándolo en la relación entre los riesgos laborales y la construcción de la masculinidad queríamos señalar que la relación de los hombres con los riesgos laborales tiene que ver, en parte, con su relación con la salud, el autocuidado y el riesgo. Entendiendo el modelo tradicional masculino como una identidad que, sin bien hoy no es homogénea, representa el modelo clásico de hombre, blanco, heterosexual y que sigue sustentando y justificando la desigualad entre mujeres y hombres de una forma más o menos explicita. Partimos del análisis de las causas principales de los accidentes laborales, la falta de medidas se seguridad, la subcontratación y precarización laboral, pero nos planteábamos que si está meridianamente claro que existe una concepción del riesgo ligada a la virilidad que tiene consecuencias para los hombres en la salud, los accidentes de coche .., esto también tiene reflejarse en el mundo del trabajo.

Es cierto que la mayoría de accidentes ocurren en sectores muy masculinizados, pero creo que hay que fijarse en que la organización de algunos trabajos esta pensada desde su inicio para que sean realizados por hombres, digamos que hay una selección previa al elegir una manera y no otra de hacerlo. Ese modelo organizativo en general excluye a la mayoría de mujeres, y algunos hombres también, por ejemplo, si el peso normal de un saco de cemento es cincuenta kilos ¿en que tipo de persona estamos pensando? Si por el contrario el peso máximo es de 15 kilos es evidente que pensamos en otro modelo productivo y de personas que lo puedan llevar a cabo.

Pero además de contextualizar los accidentes laborales en este modelo productivo sexista tenemos que fijarnos en que la asunción del riesgo personal es muy diferente en mujeres y en hombres, el aprendizaje de estos en base de valores como la resistencia, el valor y el riesgo hacen que estos sean mas proclives a tener un numero mayor de accidentes y a descuidar su salud en el ámbito laboral.

2.- La negación de la vulnerabilidad y la exaltación del riesgo y la resistencia, ¿qué efectos tiene sobre la salud de los hombres? ¿Cómo se traduce el machismo en términos de salud? ¿Se puede decir que perjudica la salud de los hombres?

Creo que es evidente que esa negación de la vulnerabilidad y la exaltación de valores masculinos tradicionales influyen directamente en tener mala salud y un autocuidado deficiente por parte de muchos hombres. Estudios, cómo los realizados por Luis Bonino, señalan que muchos hombres siguen postergando acudir a la consulta medica, haciendo en muchas ocasiones de la resistencia al malestar y al dolor una seña de identidad que marca su virilidad, sobre todo, frente a otros hombres. También existen resistencias a la hora de seguir las indicaciones médicas o terminar los tratamientos médicos prolongados. Esto hace que en ocasiones se interactúe con el sistema sanitario tarde y sus consecuencias para la salud son claras, por ejemplo en la prevención del cáncer de próstata, donde es importante acudir al revisiones medicas a partir de los 50 años, según la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGGs) solo el 50% de los hombres en esa edad realizaban una revisión anual en el estado Español en 2010.

3.- En distintas ocasiones has afirmado que “prevenir la violencia machista requiere abordar el amor romántico, la resolución de conflictos y la educación emocional”. ¿Qué relación crees que hay entre la violencia machista y el amor romántico?

La violencia machista se construye sobre la desigualdad entre mujeres y hombres, es esa concepción de las mujeres como personas con menos derechos lo que origina la violencia ejercida por parte de muchos hombres, pero en esa construcción desigual de derechos entre mujeres y hombres tiene mucha importancia la socialización de las formas de amar. El amor romántico no es algo neutro sino que sitúa a mujeres y hombres en lugares distintos. De unos y otras se esperan cosas distintas, formas distintas de interiorizar, expresar y sentir ese amor romántico que hoy en nuestra sociedad se ve como “natural” cuando es una forma de amar socialmente construida desde el sexismo. Un modelo que impulsa un forma determinada de relación afectivo sexual entre las personas: heterosexual, monógama y para toda la vida. Un modelo que se reproduce de mil formas y en el que nos socializamos desde que nos preguntan con pocos años si tienes novia o novio

Cómo decía, para los hombres la expresión del amor, siendo importante, va ha tener menos centralidad en la vida que en la de las mujeres. Nuestro proyecto vital cuenta con otros factores muy poderosos para construirse, el mundo público, económico o social que suplen o complementan el papel del amor en nuestra autoestima y, todavía, la importancia del amor es menor que para muchas mujeres educadas en una versión del amor donde el sacrificio y el dar a otros es tremendamente importante.

Abordar el tema del amor romántico me parece fundamental para tener relaciones afectivo sexuales en igualdad. Afortunadamente no es la única fuente de amor y cariño porque los tenemos en muchas otras de las relaciones de nuestra vida.

Los Celos como demostración de amor, sin ti no soy nada, o los hombres viriles como modelos conquistador son trabas para que los hombres tengamos relaciones de mejor calidad a pesar de que es evidente que todavía nos otorgan mas libertad en algunos campos que a las mujeres.

Repensar el amor como una relación que hay que trabajar desde al igualdad y la reciprocidad y abandonar la idea de que es un sentimiento que viene no se sabe de donde y que nos golpea “cómo una ola” significa aprender a resolver los conflictos en las relaciones amorosas y además hacerlo como un aprendizaje continuo y enriquecedor. No se ama menos haciéndolo así, se ama mejor.

4.- En este mundo en crisis en el que vivimos ¿Crees que ha entrado en crisis también la lucha por la igualdad? ¿Podríamos entrar en un proceso de recesión también en lo que a la lucha por la igualdad se refiere?

Creo que son malos tiempos para seguir avanzando en la igualdad. Lo que esta poniendo esta crisis en a cada cual en su lugar, quienes desde las instituciones tenían un discurso claro y sincero a favor de la igualdad siguen dedicando recursos y creando e impulsando programas y quienes no lo tenían han sacrificado de forma no proporcional los recursos a favor de la igualdad, demostrando cual era la importancia real que le concedían al tema, cuando no están realizando cambios legislativos que sitúan en peor lugar social a las mujeres y con menos libertades. Retroceder en temas como el aborto, o eliminar las figuras de agentes de igualdad en los municipios pequeños además de reducir las subvenciones a colectivos a favor de la igualdad no son buenos pasos y nos pueden hacer retroceder en lo que a derechos se refiere.

Creo que a quienes no ha afectado la crisis es sobre todo al movimiento feminista y LGTB, y al pequeño movimiento de hombres por la igualdad, que siguen trabajando como antes por la consecución de la igualdad además ahora con mas frentes de actuación que antes.

5.- La violencia contra las mujeres es una de las consecuencias más preocupantes del machismo. En los últimos tiempos en nuestro entorno se ha producido un repunte de los casos en los que quienes ejercen la violencia contra las mujeres son hombres jóvenes, pero sobre todo, entre las víctimas hay una sobre representación de mujeres menores de 30 años ¿Se están reproduciendo modelos patriarcales clásicos con formas más modernas y sofisticadas?

Claramente sí, el modelo masculino en el que se socializan los jóvenes tiene más diversidad que antes, creo que es importante valorarlo pero el núcleo más resistente del machismo sigue muy instalado en nuestra sociedad de una forma más sutil y mas difícil de identificar por parte de la población más joven. Unos de los aspectos más preocupantes es la creencia de que la igualdad ya esta aquí y que por lo tanto mujeres y hombres tenemos ya los mismos derechos y depende de cada cual ejercerlos. La creencia por una parte de los jóvenes varones de que en lo referente a la igualdad de mujeres y hombres gozamos de libertad y que cada cual elige lo que quiere es tremendamente perjudicial ya que se obvia como formamos nuestra identidad y como nos socializamos de manera diferente mujeres y hombres en una sociedad todavía machista.

6.- Michael Kaufman defiende que, “la violencia contra las mujeres es un problema de los hombres que sufren las mujeres”. ¿Qué te parece esta afirmación? De ser cierta, ¿Qué papel deberían tener los hombres en la lucha contra la violencia machista?

Estoy de acuerdo con la idea, es en la socialización masculina tradicional donde se asocia la violencia con la resolución de conflictos, donde para muchos hombres se da legitimidad para ejercer el poder sobre las mujeres. En ese sentido es un problema vinculado a los hombres y a nuestra identidad como tales, una identidad que se construye en relación con otros hombres y con las mujeres pero que nos dice que debemos situar el centro de la resolución de la violencia machista en el cambio de los hombres y creo que en eso Kaufman tiene mucha razón.

7.- ¿Qué papel crees que deberían tener los hombres en las políticas de igualdad?

Creo que el trabajo con los hombres es muy importante y debe tener su lugar en las políticas públicas, no solo como objetos del cambio, para vencer las resistencias que muchos tiene todavía hacia la igualdad de mujeres y hombres sino como sujetos del mismo. Hoy en nuestra sociedad el modelo masculino, aunque nunca ha sido homogéneo del todo, es mas diverso que en épocas anteriores y aunque la practica igualitaria avanza despacio hay hombres que han cambiado sus ideas y sus actitudes, por lo tanto avanzar hacia la igualdad en ese sentido requiere de apoyarse y trabajar con ellos, con quienes ya han dado pasos, para cambiar a quienes se muestran más resistentes.

Reconocer la diversidad masculina y desde ahí erosionar el modelo que nos viene a la cabeza cuando pensamos en “hombre” blanco, heterosexual etc., etc., nos permite debilitar el modelo masculino que genera desigualdad y ese trabajo tenemos que hacerlo , no solo, pero principalmente con los hombres. Pienso que hoy hay un problema importante en muchos hombres en el sentido de que no ven la desigualdad, no perciben sus privilegios porque, entre otras cosas, lo tienen naturalizados, para ellos es lo “normal”. Avanzar hacia una sociedad igualitaria requiere del abandono de esos privilegios masculinos que detentan muchos hombres y para eso los programas dirigidos a poner en cuestión el modelo masculino, los privilegios, los efectos que el sexismo tiene en la vida de los hombres, me parecen necesarios.

8.- Respecto al futuro ¿Optimista? ¿Pesimista?

Pues no lo sé, me da la impresión de que algunos de los avances a favor de la igualdad son profundos en nuestra sociedad, al menos en los valores pero que está siendo muy difícil pasar de esa igualdad que se ha instalado en la conciencia colectiva o en las leyes a respaldar los cambios que las hacen reales, que hacen que se concreten en una sociedad de personas con igualdad de oportunidades al margen de su biología u opciones sexuales. Los cambios en los comportamientos cotidianos de las personas también son evidentes pero pasa lo mismo, queda mucho por cambiar.

Como creo que los cambios no se dan si no hay un movimiento ciudadano que los impulsa, desde lo social y desde lo institucional, me preocupa la debilidad y el adelgazamiento de ambos ámbitos en cuanto a impulsar y fortalecer la igualdad de mujeres y hombres.

Por otro lado sigue existiendo una masa crítica nada desdeñable de colectivos sociales feministas o por la igualdad, personas y algunas instituciones que porfían en sus esfuerzos para que la sociedad cambie y eso es muy positivo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s